¿Hay un camino entre la Convención Constituyente y el Poder Popular?

Por Royer Güater  

I.- No por nada somos la cuna del Neoliberalismo

Hace varios años el sistema político, económico y social en Nuestra América y en particular Chile, ha venido sucumbiendo en una crisis constante, marcada por revueltas populares, grandes movilizaciones y reconfiguraciones más o menos superficiales del mapa político, dependiendo del lugar al que nos remitimos. Pese a la similitud de los procesos de ascenso de conciencia y organización de nuestros pueblos, podemos evidenciar que finalmente estos se resuelven siempre en beneficio de las clases dominantes, de los explotadores y burgueses, amparados bajo su principal herramienta de defensa: el Estado.

En Chile, las diversas políticas económicas, sociales y culturales han tendido siempre a una posición de servidumbre frente a los principales referentes del capital transnacional y del patriarcado dominantes; así lo hemos visto con gobiernos “socialistas” (Lagos, Bachelet) “demócrata” cristianos (Aylwin y Frei Ruiz-Tagle) o de la autodenominada “centroderecha” (Piñera 1 y 2), con diversas iniciativas centradas por un lado en la explotación y exportación de nuestros bienes comunes y de la madre naturaleza (cobre, litio madera, fruta, entre otras) con un sentido extractivista y depredador, así como también -pese a la implementación de medidas parche y de corte liberal en política de género- se han encargado de mantener intacta la estructura patriarcal de la familia heterosexual, del trabajo reproductivo y han hecho caso omiso a la cada vez mayor tasa de femicidios y violencia intrafamiliar hacia las mujeres, jóvenes y niñas populares.

De esta manera, y producto de la mantención de esa matriz estructural del modelo, en nuestro país se abre un proceso de revuelta con diversas réplicas desde el 18 de octubre del 2019, que después de las movilizaciones y una vez recuperada la iniciativa política por parte de la clase gobernante en general, diversas demandas fueron recogidas por el gobierno y la oposición, quienes las condujeron hacia el infame “Acuerdo por la Paz y la Nueva Constitución” y su posterior proceso electoral. De esta forma se sacó la política de la calle y se devolvió a las manos de los profesionales, “los legisladores” en palabras de Rousseau.

Así, el denominado proceso constitucional, encalló en un hito central que no debemos perder de vista con la embriaguez de un triunfo electoral pasajero para algunas fuerzas más o menos representativas, y es que esta elección tuvo menos participación que las presidenciales del 2017, cuando Piñera fue elegido por segunda vez [1](49%) y también fue menor a la del plebiscito de 2020 (50.90%) dando por lo menos 2 claves en relación a su situación actual:

  • Primero, que el sistema electoral no logra encantar o hacer sentido a las grandes mayorías del país, por lo cual no es relevante para estas ir a votar.
  • Segundo, que hay una desconfianza originaria y creciente en el sistema electoral y es entendible ya que en él, están insertos políticos profesionales en precarizar la vida de nuestro pueblo como el recientemente muerto, el pedófilo Jovino Novoa (UDI) o el vendido de Iván Flores (DC), pero que además la gente nota a su recambio generacional y no sólo no los vota, sino que los repudia públicamente (lo que aunque es positivo en cuanto a expresión de rebeldía, a la vez también tiende a restarles de participar de política dada la desilusión que les provoca).

II.- Actrices y actores principales

Entendemos que quienes componen el centro de la discusión política actual, sus líderes de opinión y las disputas en las que se han embarcado (en este caso institucionales) son variadas y diversas, y requieren comprender cómo y qué rol cumplir en tales escenarios, pero en este caso, para no sobre extender nuestro análisis, optamos por enfocarnos en los que más nos interesan: La Lista del Pueblo y Apruebo Dignidad, quienes no sólo han sido los grandes ganadores en términos electorales, sino que además han estado apareciendo constantemente en los medios, instalando importantes discusiones y contenidos, por lo que creemos que podrían concentrar mayores fuerzas y posicionar paulatinamente un discurso (y quizás una acción) que tienda a beneficiar al mundo popular.

 

Apruebo Dignidad

El pacto conformado por el Frente Amplio, el PC, el FRVS y otros partidos y fuerzas menores en términos electorales como Izquierda Libertaria, ha venido configurándose en una serie de disputas internas que parecieran ir tomando cauce hacia la conformación de un Polo de Izquierdas, tanto en la constituyente, como en miras a otros escenarios electorales.

Si revisamos brevemente la historia, es clara la experiencia que tiene el PC como estructura partidaria -a diferencia del FA-y su carácter republicano. No por nada, cada vez que los obstinados periodistas le preguntan a Jadue si es que el PC continúa con la tesis de los frentes populares o de la dictadura del proletariado, o si es que apoya a los gobiernos de Venezuela o Nicaragua, este le responde de la misma forma: el PC es el partido más respetuoso de la institucionalidad y la democracia chilenas. Y eso no lo podemos negar.

En ese sentido, la historia le ha dado la razón al Comandante Ramiro cuando afirmó que el PC le tiene más miedo a un levantamiento popular, que a una nueva intentona golpista de la derecha, dado que su posición profundamente institucional nunca le ha permitido tener una lectura enteramente correcta y acertada de sus fuerzas dentro del mundo popular, y por lo tanto su desconfianza al pueblo organizado y su capacidad creativa a la hora de desarrollar la lucha es siempre mayor que sus aspiraciones de triunfo. El FA y demases, les toca plegarse e intentar seguir en el juego, pues es claro para nosotres, “quien tira la línea” en Apruebo Dignidad.

Así, el funcionamiento, la disciplina militante y su programa claro a nivel de políticas y propuestas, constituye a los comunistas como una fuerza política real que hoy puede instalar debates y generar ganadas concretas e inmediatas para nuestro pueblo. Aunque no podemos negar las diversas contradicciones a nivel moral y político que nos separan, debemos reconocerles esta cualidad que otras fuerzas como La Lista del Pueblo o los independientes no cuentan, dado que son movimientos recientes, con mucha fuerza y validación electoral, más no cuentan ni la experiencia, ni con el acervo, ni con lo más importante: el proyecto político de desarrollo país, que el PC si tiene, y hace rato.

 

La lista del Pueblo

El joven conglomerado de independientes de izquierda se define como “un espacio de trabajo colectivo, democrático, horizontal y federativo, que va mucho más allá de los candidatos”. Con 25 convencionales electas y electos, se configura como un elemento clave a la hora de sentarse a negociar en la convención.

En su constitución podemos encontrar una amplia unidad de individualidades y colectividades que tienen claramente una orientación de izquierda, pero no tan definida ni encasillada en una concepción clásica, sino que más bien asentada en una cuestión cultural. Ahora, es importante mencionar que esta amplitud, pese a que es muy positiva dada la diversidad de opiniones que representa, si evidencia algunas contradicciones que por lo menos nos inquietan.

En este sentido encontramos personajes que defienden al Estado Social de Derecho, que no es más que la conversión liberal y proteccionista de la forma de gobierno actual con algunos matices de administración, como el destacado periodista Daniel Stingo, pero a la vez en la misma lista, se destaca a la ambientalista y abogada eco feminista Camila Zárate, que a diferencia de Stingo tiene una amplia base social, siendo una destacada dirigenta de la Coordinadora Feminista 8M y del Movimiento por el Agua y los Territorios (MAT). Casos así, encontramos muchos.

 

El mundo independiente.
Aquí podríamos agrupar por un lado a la lista de “Independientes No Neutrales”, entre los cuales, aquella independencia debería ser por lo menos cuestionada al saberse públicamente, por ejemplo, que el jesuita Benito Baranda y Convencional por el distrito 12 tendría fuertes lazos con la minera Barrick Gold, por medio de la fundación América Solidaria. Aunque en el otro lado de la vereda podemos destacar a la reconocida periodista Patricia Politzer, Constituyente por el Distrito 10, y que, aunque no podríamos definirla por ser precisamente afín a los intereses de la clase trabajadora, si deberíamos reconocerle al menos algunas claridades como una liberal moderada que abogaría en algunos sentidos por ciertas demandas sociales.

A nivel de conformación de listas, lo curioso y particular de estas elecciones (aunque es un fenómeno que viene dándose hace un tiempo) es la gran cantidad de personajes que se postulan bajo el rótulo de independientes, quienes son variopintos, puesto que se sumaron a distintas listas (tanto de derecha como de izquierdas). Es importante mencionar que estos no son militantes de un partido político, solo se identifican con una tendencia o ideología y que a nivel de “pacto” son una cifra o terreno en disputa para ambas partes, al igual que quienes están en los escaños reservados. Un claro ejemplo de esto es el Convencional por el Distrito 9 (Cerro Navia, Conchalí, Huechuraba, Independencia, Lo Prado, Quinta Normal, Recoleta y Renca), Rodrigo Logan, único independiente en ser elegido fuera de cualquier pacto, y el que obtuvo mayor votación, pero que además recientemente ha afirmado adscribir al denominado “Partido de la Gente” de los estafadores Franco Parisi y Gino Lorenzini.

Por lo anterior, si vemos con mínima claridad el panorama actual de la correlación de fuerzas con la que cuentan los independientes, podemos percatarnos que no tienen capacidad alguna de acción autónoma, es decir no pueden accionar desde sus fuerzas individuales ni a nivel de “orgánicas”, puesto que no son parte en cierta forma de ninguna. Así es que, se constituyen en una fuerza a sumar, situación en la que están actualmente conformando colectivos o agrupaciones en base a intereses o visiones afines (colectivo socialista, vocería de los pueblos, entre otros) lo que podría ir generando diversos niveles de oportunismo tanto para la derecha como a la variada oposición que se instalaría en la convención.

III.- Algunas Proyecciones

De esta manera, hay algunas proyecciones que es posible empezar a esbozar a partir de los sucesos recientes como la elección de la mesa directiva de la convención en la cual resultó electa presidenta Elisa Loncón, reconocida lingüista del pueblo mapuche y electa constituyente por los escaños reservados como independiente en cupo del PPD. Además, se erigió como vicepresidente Jaime Bassa, abogado constitucionalista elegido en el Distrito 7 con cupo de Convergencia Social.

Podríamos decir que el PC por su experiencia como partido está con la disposición de acercarse y lograr acuerdos con la Lista del pueblo, como una jugada táctica que permitirá sumar votos al momento de aprobar normas para la constitución.

Esto se demuestra en una entrevista realizada a Daniel Jadue en Expreso Bío-Bío que dice: [2]Vuelve a poner sobre la mesa, esta realidad que yo la he planteado hace rato. La única unidad relevante es con el pueblo de Chile. Y la Lista del Pueblo, tal como las alcaldías populares, han vuelto a poner como protagonista principal al pueblo de Chile. (…) el pueblo había sido desterrado por la ciudadanía, por la comunidad, por los consumidores” “Sería formidable, estamos absolutamente disponibles para que la Lista del Pueblo participe en las primarias”.

Es importante destacar que estas alianzas tácticas podrían ir más allá de la constituyente, sino que podrían (y tal como señala Jadue) poner en la palestra luchas que llevan años siendo invisibilizadas y postergadas como la defensa del agua, el medio ambiente y el feminismo (entre otras), luchas que de octubre a la fecha han ido ganando terreno y que hoy podrían ser ejes centrales en la nueva constitución.

   a) Fórmulas de acción para lograr los votos necesarios.

Tras las declaraciones mencionadas en el párrafo anterior, han habido varias ocasiones en las que se han planteado [3]armar listas para así lograr los ⅔, sin embargo, en estos esfuerzos Unidad Constituyente (PS, PPD, PR, DC, PRO y Ciudadanos) y las presidentas de RD y Convergencia Social, han dejando de lado a la lista Apruebo dignidad y la vocería del pueblo dando señales de no estar en la misma sintonía

Es importante señalar que posterior a las elecciones de constituyentes en una entrevista realizada a Alberto Herrera uno de los voceros de la lista del pueblo [4]señala que son conscientes de que no alcanzan como lista los ⅔ y que la fuerza mayoritaria para esto es de los partidos políticos tradicionales, y frente a la pregunta si negocian o harán pactos con estos se muestran reacios y mencionan que mientras haya presos políticos no avanzan en materia de constituyentes. Esto sin embargo no descarta que puedan ir estableciendo conversaciones y llegar a ciertos acuerdos.

En esta tónica, y tras haber sido [5]excluidos (la vocería del pueblo, espacio mayoritariamente conformada por constituyentes de la lista del pueblo más  cerca de 500 organizaciones sociales) de la presentación del Decreto Supremo de instalación de la Convención de parte de Secretaría General de la Presidencia (Segpres) a les demás constituyentes electos, donde se darían a conocer los aspectos tanto logísticos como otras indicaciones que podrían darse desde el gobierno a este órgano, lo cual entra en contradicción con lo planteado por la vocería quienes son enfáticos en [6]sólo debe remitirse a indicar el lugar y la fecha de su primera sesión (…) esa conversación es necesaria pues, por ejemplo, “los pueblos originarios no juran frente a las autoridades winkas, los pueblos originarios aceptan un cargo y si lo van a prometer será frente a sus pueblos, hay distintas visiones frente a cómo vamos a aceptar o recibir el mandato constituyente”

Tras estos sucesos, la vocería del pueblo sostuvo una dialogos con el Frente Amplio, en una reunión organizada por la Vocería de los pueblos. Luego de esto, el FA declara [7]tenemos la fuerte convicción que el camino es dialogar, articularnos y trabajar en función de escribir una Constitución al servicio de los pueblos de Chile”. Posteriormente y con variadas declaraciones en la misma tónica, saludaron la instancia mostrándose contentes y esperanzades de dicho encuentro, esperando que buenos frutos resulten de dichas conversaciones.

   b) Cifras que orientan. Escaños, alianzas y proyecciones.

 

Según lo informado en la plataforma decidechile.cl la participación a nivel nacional fue de un 43.4% del total de todes quienes eran aptos para votar, es decir un total de 6.467.978 votos de 14.9 millones de aptos, o sea menos de la mitad del universo electoral. Con ese porcentaje se escogieron los 155 constituyentes, los cuales están distribuidos de la siguiente manera:

 

A modo de análisis, podría decirse que la derecha declarada es la gran perdedora de estas elecciones, puesto que [9]no alcanzarían 1/3 de los escaños por lo que les sería muy difícil poder lograr frenar ciertas reformas o propuestas que vayan a entrar en conflicto con sus intereses. Sin embargo, como es sabido los intereses no solo están alojados en la “derecha declarada” puesto que también viene a tocar a quienes conforman la lista del apruebo y apruebo dignidad, por lo que si sumamos sus escaños (solo vamos x chile y apruebo) darían un total de 62 escaños lo que es un 50% + 2 votos otorgándole poder de veto (52) aunque no el 2/3 de la convención (104)

 

combinaciones de listas cantidad de escaños
apruebo dignidad +lista del pueblo 54 (no logran el )
Apruebo dignidad + lista del pueblo + lista del apruebo 79 (no logran el )
Apruebo dignidad + lista del pueblo + lista del apruebo + vamos x chile 116
Apruebo dignidad + lista del pueblo + lista del apruebo + vamos x chile + pueblo originarios +  independientes no neutrales 107

[8] Gráfico de posibles combinaciones para aprobar artículos en la convención (usando los 2/3)

A modo de proyección podríamos decir que la correlación de fuerza se ve favorable para el reformismo que pretende refrescar el modelo, el formato actual de la democracia, puede que sea un aire nuevo,  y quizás y siendo optimista puede que en este intento puede que se institucionalicen ciertas demandas que podrían mejorar algunas condiciones para nuestro pueblo, como reformas a pensiones, salud o vivienda, y por otro lado nos perjudique también en el ánimo, la moral de seguir en la lucha,  podría generarse un estado de comodidad o pasividad que perjudique de alguna forma las motivaciones para luchar por cambios más profundos y no unas reformas parches.

  1. ¿Hay poder popular alguno que pueda ser posible en la convención en las condiciones actuales?

A partir de estas condiciones que se plantean y otras que se empiezan a generar, las organizaciones populares se verán interpeladas, ahora puede que conversaciones de ciertos temas, desde la institucionalidad hacia los territorios u organizaciones, no debería haber un descarte.

Es por esto que teniendo estos antecedentes surgen varias interrogantes, así como varias oportunidades en el escenario político, sería positivo por ejemplo que se logren a nivel de izquierdas algunas alianzas tácticas que puedan garantizar victorias concretas en el plano institucional que velen por el bien común y dignidad de nuestro pueblo, así como la pregunta ¿hasta qué punto las alianzas podrían sostenerse y garantizar “ganadas concretas” para nuestro pueblo y les organizades?

Es por esto que la disputa en lo institucional no es cosa poca, pero queda chica al momento de una verdadera transformación de la sociedad. Como tareas de las izquierdas debemos superar las diferencias y empezar o continuar con la construcción del pueblo como sujeta (subjetiva, material) para que se concreten las necesidades, levantar demandas e ideas que nos agrupen y nos organicen.

Para avanzar en ambas líneas (institucional y en la calle, poblaciones y organizaciones populares) se debe construir desde la fraternidad, con horizonte transformador y dejar de lado las prácticas antiguas, patriarcales, inmorales y superar las desconfianzas que nos llevan a peleas estériles y solo le hacen bien al modelo actual.

El proceso actual y los resultados que se dieron nos dejan con una sensación de esperanza y alegría en que los cambios que se den sean los que le den a nuestro pueblo dignidad y propicien las condiciones para seguir en la lucha, porque sabemos que este no es el fin, sino el inicio para acabar con el legado del dictador, de años de explotación capitalista y patriarcal, de invisibilización de las minorías y diversidades, porque creemos en un futuro distinto y mejor.

Porque aún no se ha ganado nada, esta es solo una de las tantas victorias, porque vamos por todo. A seguir construyendo más y mejor organización.

 

[1] https://decidechile.cl/

[2] “Sería formidable”: Jadue valora irrupción de La Lista del Pueblo y se abre a incluirlos en primaria (biobiochile.cl)

[3] https://reddigital.cl/2021/01/06/la-maniobra-la-la-lista-unica-mejor-no-hacen-bien-la-pega/

[4] https://youtu.be/7oQraVxMHP4

[5]https://interferencia.cl/articulos/voceria-de-los-pueblos-acusa-haber-sido-excluida-de-reuniones-con-segpres-para-discutir

[6]https://interferencia.cl/articulos/voceria-de-los-pueblos-acusa-haber-sido-excluida-de-reuniones-con-segpres-para-discutir

[7]https://www.latercera.com/politica/noticia/constituyentes-del-fa-tras-reunion-convocada-por-la-voceria-de-los-pueblos-el-camino-es-dialogar-articularnos-y-trabajar-en-funcion-de-escribir-una-constitucion-al-servicio-de-los-pueblos-de-chile/PF57XJZIPNGUZAYP7AS6AVKHS4/

[8] https://www.youtube.com/watch?v=AfEOX3PO8qw

 

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *